8 maneras de manejar su ansiedad relacionada con el coronavirus

Un terapeuta comparte algunos consejos fáciles para mantener la cordura.

Es fácil sentirse temeroso y ansioso en este momento. Foto: Getty Images.

Manejar su bienestar emocional puede ser tan importante como mantener su salud física. Y durante este tiempo de pánico generalizado con respecto al coronavirus, o COVID-19, es fácil sentirse temeroso y ansioso. De repente, nuestra rutina diaria de vida parece amenazada por el virus, y saber cómo hacerse cargo de los sentimientos intensos es una parte importante para poder mantener la cordura. Como profesional de la salud mental, pensé en compartir ocho cosas que puede hacer (en particular) para ayudarlo a controlar su cordura durante esta crisis de salud global.

Comprende por qué te sientes abrumado.

Sus emociones a menudo están conectadas a respuestas físicas. No hace falta decir que las emociones son muy poderosas y pueden estimular instantáneamente una reacción física. Por ejemplo, mira su calendario y ve una reunión con alguien que lo intimida. Inmediatamente siente un hoyo en el estómago. La persona no tiene que estar presente para que usted se sienta de esta manera. En el contexto de COVID-19, no es raro ver información y sentirse ansioso porque muchas emociones intensas están vinculadas a ella.

Hazte cargo de la cantidad de información que estás consumiendo.

Elija limitar dónde, cuándo y cuánto tiempo toma la información. Si busca actualizaciones en el sitio web de los CDC justo antes de acostarse o mientras come, probablemente aumentará su ansiedad. Sin embargo, revisar brevemente una o dos veces al día lo ayudará a mantenerse informado. Recuerde: las redes sociales a menudo involucran a una comunidad de personas: comentan publicaciones o intercambian historias. Y las interacciones estresantes pueden avivar la llama del miedo.

Obtener información objetiva (no ficticia) de una fuente confiable, como los CDC, donde no está interactuando con otros, lo mantendrá al tanto de COVID-19 sin participar en la conversación.

Desarrolle y escriba un plan de salud.

La ansiedad a menudo proviene del miedo a lo desconocido y la sensación de que no tienes control. Por lo tanto, dedique unos minutos a elaborar un plan si usted o su ser querido comienzan a sentirse enfermos. Anote el nombre del médico o localice el centro médico con anticipación (si viaja) a donde irá. Enumere sus medicamentos para que todo esté en un solo lugar. Si comienza a sentirse enfermo, escriba los síntomas que está experimentando y la duración (de ellos).

Luego, cuando esté con el médico, comparta su lista de síntomas, para que no se pierda nada. Y cuando su amigo preocupado le pregunta por qué está viajando o si tiene miedo de enfermarse, puede decirle: "He pensado en eso y tengo un plan en marcha". Ten confianza en tu plan. Esté abierto a comentarios, pero solo a lo que es útil, no excesivamente crítico.

Si es apropiado para su edad, puede decirle a sus hijos que ha pensado en COVD-19 y que no quiere que se preocupen porque ha elaborado un plan de salud familiar. Esto les dará confianza y una sensación de seguridad sabiendo que usted está a cargo de su bienestar.

Continuar prácticas saludables.

El estrés puede debilitar el sistema inmunitario, por lo que es importante tomar decisiones saludables. La meditación, el yoga, el estiramiento y hacer algunos ejercicios como tablas, por ejemplo, se pueden hacer en casa. Es muy probable que el ejercicio eleve su estado de ánimo y lo deje con una sensación de calma. Además, una alimentación saludable ayuda tanto al cuerpo como a la mente. El sueño también es importante para la buena salud.

Ten en cuenta lo que puedes controlar.

Usted tiene control sobre una cosa importante que, según los CDC, puede protegerlo de COVD-19: lavarse las manos. También puedes controlar tus reacciones a las emociones de alguien.

Reserve tiempo para el autocuidado.

Reserve, incluso 10 minutos, diariamente para hacer algo para mejorar su bienestar. Esto puede estar enviando un mensaje de agradecimiento a un amigo o haciendo una meditación o escuchando un podcast. Estos tipos de prácticas de autocuidado te ayudarán a sentirte basado en el bienestar en lugar de hundirte en el caos.

Involucre su mente y cuerpo en emociones positivas.

Cuando su atención se centra en algo bueno, su cuerpo también lo siente. Sumergirse en las cosas que disfruta le ayudará a sentirse mejor. Haga algo amable para usted o su ser querido. Incluso escribir algunas cosas por las que estás agradecido puede cambiar tu atención hacia algo que te haga feliz.

Observe su diálogo interno.

Constrictándose a los pensamientos negativos probablemente afectará su estado de ánimo. Si su horario cambia debido a preocupaciones de virus, piense en los beneficios de tener espacio abierto en lugar de reforzar los temores. Tome nota de lo que está yendo bien. Si te equivocas, date gracia. Durante este tiempo, es fácil sentirse al límite. Recuerde que está haciendo lo mejor que puede hacer. Puede repetir un mantra, como "Me estoy cuidando" o "Estoy eligiendo hacer lo siguiente". Las palabras que te hables te ayudarán a guiar tus próximos pasos.

Si encuentra que sus miedos son incapacitantes y le impiden trabajar o poder cumplir con sus responsabilidades diarias, debe comunicarse con su médico. Pueden recomendarle que busque terapia profesional. Muchos profesionales de la salud mental, como yo, trabajan de forma remota, por lo que no tendrá que preocuparse por un viaje diario. Buscar ayuda no es un signo de debilidad. Puede ayudarlo a discernir qué acciones y próximos pasos son saludables para usted.

Kristin Meekhof es autora, trabajadora social licenciada con maestría y coach de vida. Vea más de su trabajo aquí y sígala en Instagram y Twitter.

Esto apareció originalmente en el boletín Wake-Up Call de Katie Couric. Suscríbete aquí.